¿Emprendes o te emprenden?

Antes de crear MrMoonRocket hubo un tiempo en el que cada Septiembre después del largo verano, siempre repasaba los programas educativos que ofrecían las universidades y escuelas de negocios en nuestro país, en áreas como el Social Media, el Branding digital, el Community Management , la analítica web etc.

Todos sabemos cual es la sensación de vacío que sientes cuando no trabajas pero tampoco estás “apuntado a nada”. Es curioso ver como esta percepción de pérdida del tiempo, se acaba completamente cuando nos matriculamos en alguna escuela, pero si aprendes y estudias por tu cuenta esa misma sensación de vacío parece perseguirte (algo falla en los cimientos). Pues bien recuerdo perfectamente que de toda la oferta educativa, pocos se salvaban de la quema. Creo que es denunciable ante el “tribunal de la vergüenza”  que cursillos que en el mejor de los casos te enseñan a utilizar Google analytics, Twitter y Facebook para empresas y plataformas para blogs (la web está llena de tutoriales para aprender a utilizar estas herramientas), estén gozando de una gran reputación entre los más jóvenes y no tan jóvenes, alimentada por todo este boom del Social Media, las profesiones del futuro, bla bla bla.

No sé por donde empezar. Si un “cursillo” basa toda su enseñanza en plataformas específicas que pueden cambiar en cualquier momento, si un “cursillo”no va más allá del modo “así hay que hacer las cosas”, ¿cuáles son los conocimientos sólidos que nos aporta? ¿Dónde están los contenidos consistentes?  ¿Dónde está el riesgo del que tanto se aprende?

No voy a contestar estas preguntas, sólo tenéis que mirar en la parte final del pdf que adjuntan en sus programas, todos hablan de los porcentajes de inserción de sus antiguos alumnos en el mercado laboral, es aquí dónde nos embelesan con promesas de un futuro perfecto. No te engañes esta es tu principal motivación para cursar uno de estos estudios. No me hables de lo mucho que vas a aprender, nadie piensa en eso, todos queremos al final otro título más  para el día que venga un señor a casa a ofrecernos el trabajo de nuestra vida, enseñárselo.

Después de un año y medio aproximadamente, desde la distancia, te diré una cosa;  no cambio mis últimos 8 meses emprendiendo por nada del mundo; bancos, facturas, iva, el primer cliente, proyectos, mudanzas, más clientes, trabajos revisados, rechazados, aprobados, enfados, miedos, disgustos y alegrías. Si, entre la carretera comarcal de un cursillo de esos y  la autopista en la que ahora vivo, hay un mundo que no puedes perderte.

Por eso, después de lo vivido se me ocurren tantas cosas que podrías hacer ahora con esos 6000 euros. Y te lo digo a ti, porque a mi nadie me lo dijo. Emprende tu propio camino, trabaja para otros, o para ti, pero haz lo que te gusta, haz  lo que quieras, busca algo que te motive de verdad no vivas de los temores de los demás, haz lo que te pida el cuerpo, pero sobre todo, no intentes que  las señales de humo que desprende tu currículum, sean más grandes y más bonitas.

De vuelta a  la experiencia.

Sin comentarios